Source: zeroingvnnts
Rob Canals
MBV

Ahora que ha llovido casi diario en el DF es buen momento para contagiarse de melancolía. Dice Ingrid que Jesús y yo la padecemos. Me gustaría que fuese así pero no sé. Tengo mis dudas. No tengo endurecidos los párpados, por ejemplo. Pero, bueno, de vez en cuando escucho My Bloody Valentine. Más bien casi siempre.

Justo ahora escucho la voz Bilinda Butcher (una voz violeta, una voz rosa que se entume) y me gusta porque es como si las sombras viniesen agigantadas por entre las nubes lentas y me consumieran de una vez por todas.

Ya no he soñado nada.

Querido J: espero que vuelvas. A veces el humo blanco en las venas es demasiado denso. Qué más quisiera yo que fueran pétalos clavados en los nervios.

Queridas I: La melancolía es nuestra bandera.